Translate

dissabte

¿COMO SABES SI TU PAREJA NO TE ENGANYA?

  ¿Me está mintiendo? Cómo averiguar si ella no te dice la verdad


 No todas las mentiras son iguales. Algunas producen una decepción inmensa y otras casi no nos afectan, aunque a nadie le gusta que le mientan. Depende de muchos factores distintos: quién te mienta, cómo lo haga, las consecuencias que conlleva la mentira, etc. La relación que cada persona mantiene con la mentira -además de decir mucho de ella- es bien distinta a la de los demás.

Hay quienes sólo recurren a la mentira cuando es compasiva, o cuando les proporciona resultados positivos, sin generar engaño importante. Como también los hay quienes mienten a menudo, casi por costumbre, y sólo en temas poco relevantes. Pero no podemos olvidar a quienes mienten esporádicamente pero a conciencia, generando daño a los demás o persiguiendo beneficios personales.

 La mentira es un recurso fácil para no afrontar una situación delicada o no vernos sometidos al juicio de los demás. Tiene que ver con la falta de asertividad -saber expresar lo que piensas y sientes de una forma natural y adecuada-, pero también con la falta de empatía -ponerse en el lugar de otros-.

1.- Su mirada. El control de la mirada es complicado. Cuando mentimos miramos mucho más a la izquierda y hacia abajo. Inconscientemente hacemos trabajar a  las partes cerebrales que se encargan de la imaginación y la creatividad. El parpadeo, la mirada resbaladiza o frotarse los ojos para evitar la mirada pueden ser otros síntomas de que algo pasa. También puede surgir un cambio brusco en su mirada cuando termina de responder a tu pregunta, a menudo para no observar tu reacción y huir de la situación cuanto antes.

2.- Los cambios fisiológicos. A no ser que tu novia tenga relación con la política o que sea una mentirosa compulsiva mostrará algún síntoma de agobio. Si se le enrojece la cara, comienza a sudar, emite risa nerviosa, o se toca la nariz o las gafas, puedes comenzar a investigar qué es lo que le está poniendo nerviosa.

3.- El lenguaje que utiliza. Cuando elaboramos una mentira -principalmente cuando no la hemos pensado en frío previamente- estamos inventando una historia, un relato de ficción. Si en su mensaje hay contradicciones, olvidos, negaciones constantes, lentitud en las respuestas o evasivas, quizás sea porque no le resulta tan fácil inventar historias, y menos sabiendo que está engañando a alguien querido.
 4.- La postura física. La posición del cuerpo es menos relajada en general. Si está tensa -se mueve menos de lo normal- puede ser por varios motivos y uno de ellos es la mentira. Puede haber un alejamiento físico, más movimientos de los pies o de las piernas -para liberar tensión- y menos de las manos, ya que son más visibles.

5.- La voz. Puede ser más aguda o monótona. No cambia el tono de voz, sino que se vuelve monótona para restar importancia a lo que está contando. Hay pausas largas para ‘rescatar’ la historia y procurar que no tenga ‘agujeros’. A la larga puede florecer algo de irritación en el tono de voz como resultado de la incomodidad y el desgaste emocional que supone la mentira. Por eso tratará de salir huyendo de la situación cuanto antes. Y uno de sus recursos puede ser el conflicto.

  Este conjunto de síntomas puede darnos pistas sobre la sinceridad de sus palabras. Tal vez nos echen una mano en un momento puntual, ya sea con nuestra pareja o con otras personas, pero es muy importante mantener la cordura y no buscar indiscriminadamente síntomas de mentira en nuestra pareja. Existen grandes diferencias individuales en cuanto a la expresión emocional y quizás ella se muestra así por el simple hecho de observar que tiene a Sherlock Holmes delante mirando con desconfianza. Ten cuidado con buscar problemas donde no los hay.